Los frutos son pelados, lavados y congelados y finalmente envasados para conservar todo el sabor y las propiedades de la castaña de Galicia. Con las castañas congeladas Naiciña podrás disfrutar su sabor durante todo el año.

Las castañas gallegas de la mejor calidad se reciben en las instalaciones de Naiciña, donde son sometidas a un proceso de selección y pelado antes de ser congeladas mediante el método IQF. Así se obtiene la castaña pelada ultracongelada Naiciña, que mantiene todo su sabor, textura y color sin conservantes ni colorantes.